Auki Tituaña: Mártir de la Democracia Ecuatoriana

Desde que se anunció que Auki Tituaña iba a acompañar a Guillermo Lasso como binomio del movimiento CREO en las próximas elecciones presidenciales en Ecuador empecé a desarrollar una tesis sobre cómo su selección es un paso hacia una democracia mas integrada para el Ecuador. Cuando llegue a la casa a sentarme a escribir vi que unas horas antes el ex alcalde de Cotacachi, ciudad donde me casé hace 8 años, fue expulsado de la CONAIE , y esa es toda la evidencia que necesito para demostrar mi punto. Déjame explicar.

Primero, debo aclarar que no soy partidario de CREO y tampoco soy optimista de su capacidad de poder superar al oficialismo en las próximas elecciones.

Sin embargo, rehusando meterme por un momento en el cinismo que tiende a no solo dominar el discurso político sobre Ecuador sino su política entera, me atrevo a decir que todos los que se identifican como demócratas primero y partidarios segundo deben querer una oposición fuerte y capaz, lo cual es necesario para tener una democracia vibrante y que nos ha faltado tanto en estos últimos años.

De hecho, se podría decir que el éxito de Correa se debe en gran parte al fracaso de la oposición: Gutiérrez, Bucaram, Noboa, etc., son nombres que han aparecido en las urnas durante los últimos casi veinte años sin que se llega a haber una visión distinta y coherente del manejo o desarrollo del país.

La mayoría de la oposición pretende ganar la atención del electorado por definirse como el ‘anti-Correa,’ lo cual se desemboca en mensajes de lo que no son y lo que no van a hacer, sin llegar a persuadir a través de ideas nuevas e innovadores. Pegados a la forma de hacer política que definía la época de inestabilidad durante la cual tuvieron su máximo éxito electoral, esperan que la gente se cansa de este gobierno para que ellos tengan su turno, caso no se va a llevar a cabo para por los menos cinco años mas.

Con esto en cuenta invito la participación de CREO y su binomio y los urjo a elevar el discurso político por insistir en un debate de ideas y políticas publicas en lugar de caer en la trampa de lanzar insultos y medir su hombría, juego que simplemente no pueden ganar contra este gobierno.

Estoy divagando: retornando a mi punto: la presencia de Auki Tituaña es un paso por adelante porque ayuda al país rechazar la democracia como juego de intereses y nos acerca a la democracia hecha de individuos libres, independientes y capaces de decidir por si mismo que esta en su interés: es decir, nos alejamos de una democracia de colectivismo en la cual son las pocas personas que lideran masas grandes que deciden por ese grupo como deben pensar y como deben votar.

Por ejemplo, cuando llegue a ser analista de la política ecuatoriana la primera elección que monitoreé fue la primera victoria electoral de Correa. Analizando los resultados lo que mas me sorprendió fue la cantidad de personas que tradicionalmente votan por Pachacutik que decidieron optar por Alianza Pais. Aunque Correa es costeño y su capacidad de hablar Quichua, una de muchos idiomas indígenas en el país,   es limitada (aunque supera cualquier otro político mestizo reconocido), los indígenas, capaz cansando de siempre estar en el lado de la oposición (se podría debatir hasta que punto su participación en el gobierno de Gutiérrez afectó su apoyo),  vieron que sus intereses podrían ser representados por él y su partido

Durante su mandato Correa ha podido mas o menos mantener esos niveles de apoyo dentro de la comunidad indígena a pesar de las movilizaciones indígenas en su contra y su apoyo complicito para la minería de gran escala, y esta es la clave de mi argumento:

en una democracia verdadera una persona debe sentir que sus intereses son representados por todos los partidos políticos, no solo algunos. Si Auki Tituaña llega a ayudar a que mucha gente de la derecha en Ecuador entender y defender los intereses de los indígenas, él habrá hecho un gran bien para el país.

Al decir intereses, no digo que CREO debe adoptar los mensajes populistas para intentar replicar la estrategia del oficialismo: estoy hablando de los cuestiones que afectan mas a esa población que a las populaciones mestizas. El derecho a la educación bilingüe, por ejemplo, debe ser una prioridad para todos los ecuatorianos, dado que promueve la riqueza natural que el país debe sostener y promover. El impacto de la minería a gran escala sobre todo el impacto que tiene en las comunidades que son mas afectadas debe también ser un cuestión importante no solo para los indígenas sino para todas las personas que se preguntan si las ganancias del corto plazo valen el costo del largo plazo. Total, si Auki Tituaña logra cortar la distancia entre los indígenas y el resto de la población, la democracia hubiera sido servido.

No quiero decir que no hay papel para Pachacutik en el escenario político ecuatoriano: los grupos marginalizados deben sentirse representados en el proceso electoral y en todas las funciones del estado. Pachacutik ha servido para dar voz a un grupo tradicionalmente ignorado, y han hecho mucho para demostrar que los indígenas merecen su lugar en determinar el destino del país.

A lo que voy es que en el largo plazo una democracia no se puede sostener siempre jugando la política de identidad. Una vez que se sienta representado, un indígena debe tener el derecho de ser de izquierda o derecha, de ser capitalismo o socialista: al final, un indígena debe sentirse libre de ser lo que quiera y no sentir que otra persona se le va a determinar y limitar su opciones en las urnas. Al juntarse a CREO Auki Tituaña ha declarado que los indígenas deben sentirse seguros en cualquier de los partidos y movimientos principales del país.

No dudo que hay quienes que vayan a decir que el hecho de lanzarse como candidato a la vice-presidencia es simplemente una decisión oportunista que no tiene nada que ver con reformar la política del país. Antes de llegar a la conclusión cínica tomemos en cuenta algunas cosas: Auki Tituaña es una persona con un record de servicio destacado; su obra en Cotacachi ha sido reconocido hasta internacionalmente.  Segundo, su oposición a Correa ha sido publica desde mucho tiempo: le entrevisté personalmente en 2008 y hasta en ese entonces me expresó sus dudas sobre el proyecto correista. Tercero, ha sido independiente desde mucho antes y sus peleas con la dirigencia de Pachacutik con muy reconocidas. Cuarto, siendo un político sabio, sabe muy bien que son las probabilidades de que un banquero gane la presidencia. Sabe también que su decisión de hacerse amigo de la ‘oligarquía tradicional’ le iba a alejar de los poderosos del movimiento indígena, lo cual fue demostrado a través de su expulsión. Por lo tanto podemos asumir entonces que su alineación tiene un propósito mas grande de ganar poder ejecutivo. Vio una oportunidad para cambiar el panorama político del país y lo ha tomado. Lo felitico.

Hay que felicitar también a CREO por tomar la decisión de proponer al ex burgomaestre sabiendo que el racismo en Ecuador puede causar que algunos prefieren anular su voto en lugar de votar por un binomio que incluye un ‘indio’. Me acuerdo bien que antes de que Correa propusiera a Lenin Moreno como su vice-presidente hablé con un votante que me dijo, “Voto por el candidato con los ojos verdes, al menos que vaya con este indio de Cotacachi”. Esa gente desafortunadamente, además de dejarse mantener una actitud 100% atrasada, no logra ver que los indígenas han servido bien al país cuando se les ha dado la oportunidad: Nina Picari, por ejemplo, ha sido la jueza mas independiente y competente de todos los jueces de la corte constitucional, cuerpo que se le dificulta demostrar su independencia del poder ejecutivo.

Puede que por negar la interpretación cínica de estos acontecimientos estoy siendo muy ingenuo. Sin embargo, como extranjero viendo la política ecuatoriana con otros ojos, prefiero pensar que el sacrificio que hace un Auki Tituaña en aceptar el destino que se le viene, incluyendo ser llamado una serie de tonteras incluyendo ‘traidor,’ ha hecho progresar al país un poquito mas, y en eso los que benefician no solo son los otros indígenas que buscan ser legitimados en altos puestos sino todo el país que vuelve a ser aun mas integrado, aun mas plurinacional, y aun mas representativo.

Matthew Carpenter-Arévalo era analista político en Ecuador. Ahora trabaja en el Foro Económico Mundial en Suiza. Las ideas expresadas aquí representan sus opiniones y no reflejan de ninguna manera las opiniones de la organización a la cual pertenece.

Actualización: Después de publicar esta nota se me ocurrió que insinúo que Pachacutik es un partido indigenista, lo cual es una representación incorrecta: Pachacutik es un partido plurinacional y representa la riqueza cultural que hay en el país. Mi punto es que en una democracia madura todos los partidos políticos deben ser plurinacionales.

Advertisements

About Matthew Carpenter-Arevalo

A former Google and Twitter manager, Matthew Carpenter-Arévalo is the founder and CEO of Céntrico Digital, Ecuador´s foremost boutique digital marketing agency.

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: